Psicología del color, ¿Cómo influye en nuestro estado de animo?

¿Sabías que los colores de tu alrededor pueden estar influenciando tus emociones y tu estado mental? ¿Sabías que ciertas tonalidades pueden irritarte o, por el contrario, relajarte y calmarte? Pues debes saber que los colores que te rodean sí que pueden tener un efecto en ti.

Esto es cierto para la manera en la que percibimos la publicidad, los motivos por los que a veces unos objetos se nos hacen más atractivos que otros y la forma en la que nos sentimos en los espacios. Por este motivo, cuando se va a pintar un espacio es importante considerar los efectos que los colores podrían tener más allá de nuestra preferencia inicial.

A continuación vamos a identificar los colores más importantes con sus significados , sus características y los espacios para los que se recomiendan:

Blanco

En las culturas occidentales (y también en algunas orientales, como la hindú), el color blanco representa lo puro e inocente, así como la limpieza, la paz y la virtud. En culturas orientales y africanas es el color de la muerte: el alma pura que se va.

El blanco transmite sensaciones de pureza. La simpleza de este color hace que la atención de las personas se dirija a los objetos de color en el espacio. Se recomienda para dar sensación de amplitud en el espacio. También se usa en tiendas para que los productos contrasten con el espacio y para transmitir un mensaje de elegancia. Finalmente, se combina con colores relajantes (verdes, azules, colores pastel) para lograr tranquilidad y armonía.

Negro

El negro tiene connotaciones negativas pues se asocia a la muerte, a lo malvado o a la destrucción. En cambio, en el antiguo Egipto representaba la fertilidad y el crecimiento. 

Este color es altamente elegante. En cantidades adecuadas, puede resaltar la elegancia y el poder del lugar. Se recomienda en vestíbulos de oficinas o restaurantes finos como acentos. Si se usa en exceso, puede absorber la luz del espacio y crear un ambiente algo fúnebre.

Morado

El morado es muy valorado en el mundo del marketing, puesto que representa la sofisticación y la elegancia. 

Cuando tiende a lila, se vuelve más relajante. Cuando se trata de un morado vibrante, el espacio se torna más enérgico. Desata ganas de jugar y se puede usar como acento en algunas paredes. Cuando tiende a vino, transmite sofisticación y se recomienda para restaurantes lujosos.

Verde

El verde representa la juventud, la esperanza y la nueva vida, pero también representa la acción y lo ecológico.

En sus tonos base, da una sensación de balance. Se puede utilizar en dormitorios, salas de estar y consultorios. Cuando tiende a amarillo, se torna vibrante y llena el espacio de energía. Cuando tiende a café, puede despertar celos o una sensación de incomodidad. De usar esta tonalidad, es importante contrastarla con objetos vibrantes en el espacio u otros colores. De esta manera, la sensación desagradable no va a prevalecer sobre las demás.

Azul

El azul es el color del cielo y del agua, y representa la tranquilidad, la frescura y la inteligencia.

Entre más claro, más sensación de calma y frescura produce. Un consultorio médico, por ejemplo, se beneficiaría de esta tonalidad. Entre más oscuro, mayor la sensación de seguridad. No es inusual ver edificios corporativos con paredes azules. Están reafirmando su poder y seriedad.

Naranja

El naranja se asocia al entusiasmo y la acción. También puede relacionarse con la lujuria y la sensualidad, con lo divino y la exaltación.

Cuando el color es más encendido, promueve la interacción. Se recomienda para espacios donde usualmente estamos activos como cocinas. Cuando el color tiende a café, se vuelve más cálido y da tranquilidad. Se recomienda para salas de estar y salas de reuniones.

Rojo

El rojo se asocia a la estimulación, la pasión, la fuerza, la revolución, la virilidad y el peligro.

Si el color se oscurece (tendiendo al vino), se vuelve más sereno. En esta variación, se puede usar en restaurantes, vestíbulos o espacios donde se quiere llamar la atención pero conservar calma.

Si el color tiende a anaranjado, se vuelve más vibrante. Este tono se puede usar, por ejemplo, en restaurantes de comida rápida. Si se aclara (tendiendo a rosado), se vuelve más delicado. Estas tonalidades se usan para suavizar el contexto.

Amarillo

El amarillo representa la luz y el oro. Suele relacionarse con la felicidad, la riqueza, el poder, la abundancia, la fuerza y la acción. 

El amarillo enciende los espacios y transmite energía positiva. Al igual que el rojo, en altas cantidades puede aturdir. En pequeñas cantidades puede alegrar espacios. Se podría usar como acentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *