✍ Escrituración ¿Por qué es importante?

Para cualquier persona adquirir un inmueble es el resultado de un gran esfuerzo económico y no basta terminar de pagar para convertirse en ‘dueños’. Escriturar a tu nombre es esencial para poder comprobar la propiedad de ese bien. En otras palabras, garantizas la certeza y seguridad jurídica de que eres propietario de tu casa o departamento.

La escrituración cobra especial importancia al momento de formalizar un proceso de compraventa. En este caso, el notario debe corroborar que el inmueble realmente pertenezca a la persona que dice ser el dueño. Su labor es revisar los documentos de la propiedad y asesorar jurídicamente a las partes involucradas. En ese sentido, la escrituración es también una forma de evitar fraudes inmobiliarios.

La recomendación es que nunca firmes un contrato, ni des algún tipo de adelanto o te comprometas a hacer la compra sin contactar a un notario que confirme información básica de la propiedad en venta.

¿Cuáles son los gastos de escrituración y quién debe pagarlos?

Normalmente corren por cuenta del comprador, y son los siguientes:

  • Impuesto sobre adquisición de inmuebles (que es local y en algunos lugares se denomina impuesto al traslado de dominio)
  • Derechos de registro público
  • Derechos por la obtención de certificados o constancias de diversas dependencias (tales como el certificado de libertad de gravámenes, constancias de no adeudo de contribuciones, constancias de uso de suelo, planos catastrales, etc.)
  • Erogaciones (pago a gestores, traslados, avalúos, viáticos, etc.)
  • Los honorarios del notario y el correspondiente IVA.

¿El vendedor debe pagar algún impuesto?

Cuando una persona obtiene ingresos por la enajenación de un inmueble, es decir por su venta, debe pagar el Impuesto sobre la Renta (ISR). Este impuesto solo lo pagan las personas físicas y en muchos casos es el propio notario ante el que se realiza la compraventa quien lo retiene. Existen algunos casos en los que es posible exentar el pago del ISR o deducir gastos  que se restan a la ganancia por la venta del inmueble y, como resultado, se paga un menor impuesto o no se paga nada.

¿Cuánto tarda el proceso de escrituración?

En promedio, y dependiendo de cada entidad federativa, alrededor de dos o tres semanas, desde que entregas la correspondiente documentación original al notario, hasta la firma de la escritura. Todo depende de la carga de trabajo que tengan los registros públicos, los catastros y las secretarías de desarrollo urbano en materia de expedición de las constancias o acreditación de uso de suelo.

¿Si escrituré un terreno y después construyo, debo volver a escriturar?

“No porque ya se tiene una escritura que ampara la superficie de ese terreno. Cuando se decide fincar una casa, se debe de tramitar un permiso de construcción, contar con un proyecto avalado por las autoridades y una vez terminada la obra, dar aviso de la terminación o de ocupación de ese bien.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *